A la hora de organizar una boda hay que tiene un corte más clásico y quien decide buscar ideas originales. Xavi y Laura son del segundo tipo. Pensaron más bien en lo que una boda debería ser, una fiesta entre amigos y no un acto lleno de rigideces, protocolo y poca frescura. Alquilaron Can Piferrer  con la idea de pasar todo el finde entre amigos y familiares y así fue. Laura se encargó personalmente de toda la decoración y organización. La casa rural acompañaba, ese toque vintage se respiraba en cada rincón, en la decoración, en las flores, en todo. 

Ana es gaditana y Roberto es italiano. Se conocieron en Barcelona donde ambos estudiaban. Parecía lógico que Barcelona fuera también el sitio más para organizar su boda puesto que pillaba a mitad de camino para ambas familias. Cuando pensaron en ideas de cómo organizar la boda, siempre pensaron que querían una casa rural en plena naturaleza y eligieron Can Riera,