Porque ya está bien de esperar a las copas para que la boda empiece a ser divertida.  Porque casarse en plena naturaleza es la nueva iglesia. Porque ahora prima divertirse, pasarlo bien y celebrar. Porque ya no importa el qué dirán y lo que piensen los demás. Porque en el amor no hay reglas. Porque las bodas ya no son eventos sino fiestas. Porque estamos en 2016 y no en 1986. Así son las nuevas bodas que han venido para quedarse:

EN MI AMOR DECIDO YO.

Atrás quedó invitar “por compromiso” y esas invitaciones tan barrocas sacadas directamente del siglo XV. Ahora lo que prima es invitar con lenguaje informal sólo a la gente que realmente te importa y hacerlo incluso a lo DIY cuando el talento handcraft te acompaña. Ya no hay porqué invitar a esa tía de Albacete con la que de hecho nunca has hablado. No es genial?

BYE BYE SALONES DE BODA.

Se terminaron esos salones de boda con dominantes salmón e imitación a mármol. Se terminó esa cosa rancia de los camareros desfilando para entregar los platos a la mesa presidencial. Ya no hay banquetes, hay fiestas y ahora las celebramos en casas rurales, naves industriales abandonadas o cualquier rincón auténtico que resucitar con un poco de ingenio. El lujo está tener a toda tu gente importante allí con vosotros.

COMER EN FAMILIA

Ya no cuela lo de dar pescado, sorbete y la carne. Los nuevos novios han vivido mundo y saben que hay más oferta: Sushi, embutidos de la abuela o asado argentino. Ofertas veganas, celiacas, vegetarianas y cerveza en botellín a cascoporro. Adiós al imperio de las mesas pactadas, cada cual se sienta donde le apetece. Mo-vi-li-dad.

LAS CHICAS YA NO QUIEREN SER PRINCESAS

Las nuevas novias buscan ser novias y no ir disfrazadas de novia. Se trata de mantener la naturalidad y el estilo propio. Ahora se lleva ir cómodas, poder disfrutar. Sexy y bohemias, novias que restauran un viejo vestido o que compran los complemento en un mercadillo de Sri Lanka. Adios brilli brilli choni, hola personalidad.

LOS NOVIOS TAMBIÉN HABLAN

Los novios dejan de ser un elemento pasivo para decidir por su cuenta el estilo. Adiós a esos trajes con brillo, a ese corbatín con incrustaciones o a los zapatos de charol. Ahora los novios también buscan inspiración: tirantes, sombreros, zapatos sin calcetines y una paleta de colores que ya quisiera Pantone. Adiós chaqué… hola siglo XXI.

WITH THE LITTLE HELP OF MY FRIENDS

Los nuevos novios tienen en cuenta y mucho  a sus amigos y seres queridos, tanto que es muy normal que protagonicen parte del día, bien con sorpresas para ellos o porque sencillamente ofician la ceremonia. Estadísticamente está comprobado que toda pareja con bodas auténticas, tienen amigos espectaculares.

CON LA MÚSICA NO SE JUEGA

La música deja ser cuestión sólo del DJ y se escoge con mucho criterio, además hay vida más allá de las versiones neo-jazz del Billie Jean . Música en vivo is the new black. No hay nada como una buena banda , pero no la “orquesta centellas” sino esa banda emergente con ganas de poner patas arriba una fiesta.

#NUESTRAGRANBODACA

Las bodas actuales tienen previsto ordenar todas las fotos y publicaciones de sus invitados. Hashtags divertidos y a medida para el instagram, twitter y facebook. No hay nada como pasar el resacón de una boda repasando todo el material y desetiquetandote de las fotos a partir de la quinta copa…

ANARCHY IN THE SWEETS

No, en serio.. a quién se le ocurrió lo de cortar la tarta con un sable? En qué momento se pensó que aquello podría funcionar? Por suerte terminó el bochorno y se impone la frescura. Ciao tartas rimbombantes e inoperables. Llega el imperio de la frescura con tartas sin tanto fondant y cursilería: naked cakes, mesas de dulces con variedad. Sin limite de tiempo, porque el azúcar llama cuando le parece.

PROTOWHAAT?

Cuando se tiene personalidad y se ha recorrido mundo uno entiende que se puede elegir por ejemplo cuando pasarse el protocolo por el forro. Novios que se visten juntos, que aparecen en su propio coche, en moto o en paracaidas. Y sigue la lista, mascotas que portan anillos, novios que improvisan los votos, 4 padrinos, 7 madrinas. En la fiesta del amor deberías decidir tú las reglas, no?