Andrea + David (Destination wedding Barcelona)

La idea del video de boda para Andrea y David vino porque mi amigo y gran fotógrafo de bodas Marcelo Augelli me recomendó. Nos empezamos a escribir para hablar del proyecto y saber que ella ha sido ganadora de un Emmy me puso un poco nervioso ya que imaginaba que ellos serían más meticulosos. Ellos se dedican al mundo del video en Nueva York pero decidieron casarse y organizar su boda en Barcelona, concretamente en Blanes. 

Fue un dia tremendamente caluroso y eso repercute bastante a la logística propia del trabajo. Sea como fuera, nos dirigimos a donde se preparaba el novio, una casa alquilada para la ocasión donde él y alguna de su familia se empezaban a preparar. Ambiente distendido, algunos en la piscina, otros echando la siesta y David haciendo como que se vestía. Dato curioso es que en realidad ellos ya se habían casado en los states hacía siete años.

En casa de Andrea el ambiente era otro, más gente, más nervios y más cosas que hacer. Maquillaje, peinados, vestido de novia… y zapatos, en este caso unos Jimmy Choo . No faltó la tradicional entrega del ramo del padrino a la novia con su poesía correspondiente. Momentos siempre entrañables y llenos también de diversión.

La ceremonia era en el Convento de Blanes un edificio con catalogación histórica que se usa actualmente para eventos. En un acantilado sobre el mar, ofrece un escenario realmente espectacular. La ceremonia fue oficiada por un amigo de la pareja que fue profesor de Andrea años atrás, un tipo muy carismático que lo hizo de cojones.

El resto de la ceremonia vino regado de lecturas muy íntimas y honestas, como la hermana del novio y el hermano de la novia. Además, hubo una rueda de deseos donde unos pocos familiars más fueron deseando cosas positivas para la pareja. Muy inspirador y perfecto para hacer ganas para el aperitivo que tuvo lugar en otro de los espacios. Organizado en distintas terrazas, los invitados se van moviendo de un sitio a otro para las distintas partes del día: aperitivo, cena, fiesta.

No faltó el momento artístico y es que familiares del novio son músicos y dieron fondo musical a toda la ceremonia y aperitivo, además la novia canta y lo hace de lujo así que no perdió ocasión de dedicarle el fly me to the moon a su marido hasta en dos ocasiones. Eso sí, hubo que insistirle un poquito. Vamos que se hizo de rogar. Cosas de artistas supongo.

Tras una cena muy cercana en una larga mesa corrida, vino una tarta bomba a golpe de Hitchcock aparte de una suelta de globos blancos. Luego, una big band puso a toda la gente a bailar con una selección de temazos de swing y jazz. Todo un placer.

 

VIDEO DE BODA

 

 

No Comments

Post A Comment