NATHAN & JO (Destination wedding Sevilla – Andalucia)

El encargo para esta ocasión era contar la historia de Nathan y Jo, dos londinenses residentes en Malasia. Junio, Sevilla.. la cosa prometía para pasar color y lo cierto es que hizo incluso más calor del prometido.. tremendo. Para esta destination wedding en toda regla, escogieron Andalucía, según la novia, por su luz y su color. Así que sin más se pusieron en contacto con la Hacienda de San Rafael, una hacienda a medio camino entre Sevilla y Las Cabezas de San Juan, un pueblito a unos 30 kms de la capital.

El sitio realmente es asombroso, con mucho espacio donde organizar  y muchas estancias donde alojarse. Distintos patios, distintos espacios e incluso varias piscinas. Aunque la hacienda es ideal para celebrar el compromiso en su interior, ellos decidieron casarse en la Iglesia principal del pueblo. Personalmente no soy muy fan de organizar bodas en las Iglesias debido a los problemas de luz y espacio que suponen y a la rigidez de la ceremonia que las convierte en ceremonias algo automáticas y planas a nivel emocional.

Según llegué a la finca, parte de los invitados estaban en la piscina, disfrutando y además picando algo, el catering era fabuloso y abundante, tipo self-service. El novio, en bañador, me recibió educadamente, muy british, dejándome claro que sobre todo disfrutara y me sintiera libre de ir y venir. La novia por su parte, a varios metros de allí, se iba preparando junto a sus damas de honor: Peluquería, maquillaje, vestidos de novia..

Al poco tiempo llegó Joseba Sandoval  , un fotógrafo bastante especializado en destination weddings y que además trabaja con película , es decir con film, con carreta vamos. No tardamos mucho en llevarnos bien y dejarnos llevar por las circunstancias. Poco a poco fuimos documentando la experiencia de los preparativos de ella, ya que Nathan no quiso participar.

Después de la ceremonia eclesial, todos de vuelta a la hacienda para celebrar la boda. Aperitivos en los jardines principales y luego cena al otro lado de la hacienda. Decoración intimista, tanto que apenas se distinguían los comensales. Destacables los discursos. La tradición británica y americana más acostumbrada a pronunciarlos, casi a nivel profesional. Soltura y desparpajo. Después, tarta, baile y fiesta. Sin duda un lugar para repetir.

 

VIDEO DE BODA

 

No Comments

Post A Comment