fotografia y videografia de bodas

Mi experiencia en el BODA F México

En realidad lo primero sería agradecer infinitamente a los dioses y organizaciones el decidir invitarme para dar una ponencia como videógrafo de bodas con su correspondiente taller en el mítico Boda F en su edición de México (la primera de todas, luego vendrían Portugal y España). Una experiencia más que increíble, transformadora.

En realidad no me apetecía del todo ir a México por distintas razones: el cansancio de la temporada (demasiados viajes), problemas sentimentales y diversos desvaríos de la vida.

He reconocer que según se acercaba el tiempo de ir a México, me iba poniendo nervioso en oleadas, esto es, me ponía muy nervioso un rato si lo pensaba y al rato siguiente no me importaba. La realidad fue que después de no dormir apenas la primera noche, levantarme a las cuatro de la mañana, volar más de 14 horas con sus 4 horas de bus, estuve como 24 horas sin dormir, lo cual me hizo empezar con cierta desventaja.

Esto era una maravillosa manera de empezar un congreso de estas características, solo que no y que tampoco. El cansancio me pasó factura puesto que el no poder dormir debido al jetlag, nerviosismo y ritmo intenso del congreso, hizo que viviese los primeros instantes como en un estado de latencia zombie.

La buena onda del congreso se hizo ver desde el primer instante, apenas sin soltar la maleta, recepción improvisada en el patio del hotel, mocho para el dinero y a beber. Tremendo. Ahí se empezó a ver el wild way of life de los mexas. Sin ánimo de destapar los entresijos de la noche, solo decir que el equipo de seguridad del hotel tuvo pesadillas.

Realmente hasta que no di mi ponencia (no olvidemos que he venido aquí a hablar de mi libro) no pude estarme tranquilo, el ver las ponencias de los otros compañeros tampoco ayudaba, eran buenos y además lo parecían. Daban show e incluso tequila. A cada ponencia que asistía más me daban ganas de subir a la habitación a hacerle cambios a la mía.

Entre medias de todas esta situación de estrés, necesitaba visionar 58 videos para el Video Summit en calidad de jurado. Perfecto… Aún así cumplí mi tarea y valoré todos y cada uno de los 58 videos de bodas. La realidad fue que finalmente no cambié nada de la ponencia siguiendo aquella vieja regla de instituto y universidad: lo que no te hayas estudiado en su momento ya no tiene sentido hacerlo.

Mi ponencia fue bien, yo me sentí finalmente no-nervioso explicando los conceptos en los que quería hacer hincapié, el feedback de la gente fue tremendo, no me lo esperaba y en ese sentido me siento muy afortunado y agradecido. Pero quitando mi participación concreta con ponencia y taller de videografía de bodas, lo importante fue la intensa experiencia humana.

Una de las razones por las que ir a Mexico sería garantía de éxito era desvirtualizar a mi primo Tomas Utillano , al que admiré primero por su trabajo y posteriormente por su talla humana. Después de hablar por internet como un par de años hemos cristalizado una gran amistad que hemos podido celebrar convenientemente día tras día con muchas chelas y otras cosas que mi abogado no me deja mencionar, además lo hicimos viajando un poco por el país.

Lo cierto es que en el congreso he conocido gente de una calidad humana cojonuda, gente que llegó a mi vida pero que se quedan. Fotografos y videógrafos extraordinarios, unos como asistentes y otros como ponentes. Fue la hostia compartir y volver a juntarnos en esta vida con mi  Paola Paz y mi terrorista loca favorita Moni Muñoz con las que, en fin, sin palabras, hermandad forever, evangelismo puro. Pero también un mega honor compartir diversión y locura con la Lupe Jelena, con el bro Bruno Rezza, el bro Xavi Sosa, el taquero Jorgito Jaramillo, el cósmico Gus y el resto de banda: William Lambelet, Lazaro Casas, Ken Pak, Christian Cardona, David Josue o Natan Sans y todos los compañeros que os preocupasteis por saludarme y hablar conmigo: Love.

Otro de los motivos por las que el viaje molaría era desvirtualizar a mi queridos Alex y Tere con los que tuvimos la suerte de convivir un par de días en su propia casa. Muy agradecido por estar finalmente compartiendo momentos entre la familia. Otros que se quedan en el corazón.

En fin, sin ánimo de seguir dando el coñazo, agradecer a Carlos Alonso y a todo el equipo que se acordaran de este servidor para ir a rockear a México. Miles de brazos y aquí dejo algunas fotos.

videografo_bodas_taller_workshop_mexico_bodaf_10 videografo_bodas_taller_workshop_mexico_bodaf_05 videografo_bodas_taller_workshop_mexico_bodaf_14

 

2 Comments
  • Mónica Muñoz
    Posted at 18:56h, 21 octubre Responder

    Evangelismo terrorismo puro… gran encuentro este…. que no pare nunca.

    • feelandfilm
      Posted at 18:58h, 21 octubre Responder

      Que no pare nunca mi lo… digo mi ne… digo mi hermana!!! Amén!!

Post A Comment