viajes

Escribía Calderón de la Barca que "la vida es sueño y los sueños, sueños son". Imaginad que pudieseis soñar 75 años seguidos y que además pudieseis soñar a la carta. Todo sería placer y felicidad.  Luego, podríamos añadir una variable por hacerlo más entretenido: dejar cosas al azar. Al final, estaríamos soñando la vida que llevamos. Al final uno no podría realmente demostrar si vivimos en un sueños, somos realmente humanos o solo una proyección soñada.